¿Cómo prevenir el estrés laboral desde la oficina?

caida

No existe una panacea para reducir la ansiedad que provoca el trabajo y para combatir el esfuerzo posterior, nada es poco. Así que tenga en cuenta que debe empezar con lo que se encuentre a su alcance.

Según diversos especialistas, entre el 60% y el 80% de trabajadores peruanos sufre de estrés laboral en menor o mayor medida. Y no se trata de un indicador aislado. Por ejemplo, hasta un 80% de los trabajadores estadounidenses sufren de altos niveles de estrés en su trabajo, según una encuesta titulada “Actitudes en el lugar de trabajo estadounidense”.

Esta situación de ansiedad psicológica puede derivar en problemas de salud más graves. Los salarios bajos o falta de recursos para desempeñar las obligaciones son dos de las causas más recurrentes para generar presión en los colaboradores. Y esto puede tener un impacto a nivel fisiológico como cognitivo.

En ese sentido, es ideal conocer qué cosas se pueden hacer cuando uno está en la oficina para reducir este problema.

¿Qué te estresa? Lo primero es identificar aquellos factores en relación con tu trabajo que te provocan un estado de ansiedad. Puede ser el ambiente, personas o tareas que día a día te resultan más cuesta arriba.

En el tiempo de descanso, ya sea dentro de la oficina o al llegar a casa, descansa. No se trata simplemente de recuperar el cuerpo del trabajo realizado, sino también de descansar la mente, desconectarte de las tareas. Dentro de lo posible, lo ideal es que, cuando tengas un descanso en el trabajo y salgas a tomar un café con los compañeros dejes dentro de la oficina, los temas laborales.

Ponte límites. Es muy importante ponerte límites que diferencien la vida laboral de la vida personal. Si conviertes tu vida profesional en parte de tu vida personal, terminarás confundiendo ambas y te resultará muy difícil desconectar.

Expresa tus preocupaciones. Si, tras identificar aquello que te preocupa o que te provoca ansiedad, consideras que puede tener una fácil solución, consúltalo con tu jefe o con tus compañeros. Quizás un cambio de tareas o la forma de estructurar tu jornada laboral pueden ayudar a reducir tus niveles de estrés sin alterar el funcionamiento de la empresa.

Decir “no” también es una opción. Muchas veces, sobre todo si no llevamos demasiado tiempo en la empresa y no tenemos la confianza suficiente, solemos aceptar todas las tareas extras que nos caen de un lugar o de otro. Ni es bueno para tu salud ni es favorable en tu relación con la empresa y con los compañeros. Hay que aprender no cargar con todas las tareas.
 

Fuente: gestion.pe

Comments are closed.