Hoja de ruta para ganarte la confianza de tu nuevo jefe

No es fácil ser el nuevo en la oficina, y menos aún si quieres ganarte a quien manda. Ver cómo funciona el equipo, conocer los roles de cada uno y actuar con humildad son claves para entrar con buen pie.

Llegas a tu nuevo empleo, algo nervioso, desorientado, con ganas de empezar a trabajar para demostrar que vales el contrato que has firmado y con prudencia, pues vas a ser, durante un tiempo, el extraño del equipo. Tu primer reto: ganarte la confianza del jefe y la del resto de compañeros.

Deberás admitir desde el principio que no va a ser fácil. Tendrás que lidiar con colegas que creerán que lo único que buscas es subir en el organigrama de la compañía por el atajo más antiguo del mundo laboral, el peloteo al jefe. Pero no te queda otra que trabajar para que tus méritos hablen por ti y el responsable de la plantilla te tenga en cuenta.

Consejos
“En primer lugar, sería muy conveniente saber algo del jefe”, aconseja Genoveva Vera, coach y experta en liderazgo, quien recuerda que cada líder valora cosas distintas de sus colaboradores, “por lo que sería importante saber qué tipo de comportamientos aprecia”.

Pero, seamos sinceros: la mayoría llega a un nuevo puesto sin tener ni idea de quién será el responsable último de su trabajo, a no ser que éste le haya hecho la entrevista de selección. Por eso, Genoveva Vera recomienda “ponerse a disposición del jefe y mostrarse humilde para que desvele cuanto antes cuáles serán los objetivos que tendrá que cumplir el nuevo empleado.

De esta manera, queda claro que ha entendido qué es lo que se espera de él”. La experta en liderazgo también cree que es importante preguntar sobre todo aquello de lo que se dude, en lugar de lanzarse a hacer algo y cometer un error el primer día.

“Siempre es interesante conocer la trayectoria de tu nuevo jefe”, admite Marta Díaz Barrera, consultora de transformación digital y CEO de Talentoscopio, “pero no se trata de agradarle sino de trabajar codo con codo en un entorno profesional determinado, trazando una estrategia que genere experiencias de cliente y, por supuesto, que se vea reflejada en las cifras de facturación, en el crecimiento de la empresa y en un mejor ambiente de trabajo”.

Por ello, la CEO de Talentoscopio considera esencial no dejarse influir por los otros miembros del equipo que pueden intoxicar tu opinión a priori y mostrarse natural y con ganas de aprender. Observa cómo funciona la plantilla, quién es quién en la empresa, cuál es la forma de liderazgo del jefe y qué puedes aportar tú que te diferencie del resto y te permita ganarte la confianza del responsable y un hueco en el organigrama.

Asimismo, “en la era de la transformación digital es indispensable que el talento adquiera estas competencias, porque ningún sector es inmune a la evolución que vive el mercado”, avisa Díaz Barrera.

“El jefe no necesita followers que estén de manera constante diciendo que sí a todo lo que dice. Requiere gente que le hable de manera honesta. Esto no significa que haya que llevarle la contraria de manera sistemática y en público. Hay que ir al grano de manera profesional, proponiendo soluciones a los problemas reales del negocio”, sostiene Javier Sevilla, managing director de Facthum Digital, “y si eres nuevo en la plantilla aprender y escuchar es lo más importante en una primera fase”.

Es fundamental que no caigas en el halago fácil, que no te conviertas en un pelota que trata de compensar su incompetencia a golpe de adulaciones constantes. Existe una delgada línea entre aquellos profesionales a los que les gusta reconocer el trabajo bien hecho de sus compañeros y de sus responsables y los que se dedican al peloteo profesional.

Cuidado con el equipo
Con frecuencia es complejo mantener muy buena relación con el jefe sin que salten chispas con el resto de colegas. “Las personas de confianza de los jefes suelen ser mal vistos”, advierte Genoveva Vera, quien, sin embargo, ofrece algunas claves para limar la desconfianza que despierta ser la mano derecha del líder:

Sé humilde. “Cuando llegas con humildad a un nuevo equipo, la gente suele acogerte con afecto. A veces es preferible ganarse antes la confianza de los compañeros que la del jefe, puesto que es con ellos con los que vas a tener que trabajar codo con codo. Si no caes bien al equipo es difícil que logres hacerte un hueco como persona de confianza del jefe”.

Comparte conocimientos con tus compañeros. “El jefe te tiene en el punto de mira los primeros días porque quiere saber el grado de confianza que puede tener contigo, y si observa que eres colaborativo con tus compañeros y tus ideas son buenas es muy posible que te lo ganes”.

Pregúntale directamente qué expectativas tiene puestas en ti. “Cuanta más información obtengas por su parte mucho mejor para ganarte su confianza y un hueco en la plantilla. Al principio es normal que le preguntes, y el resto del equipo también lo verá bien”.

Observa “a tu jefe, lo que le gusta, lo que valora, lo que recompensa, lo que penaliza, etcétera. Esto te ayudará a saber cómo comportarte. Observa también a tus compañeros para ver cómo acercarte a cada uno de ellos. Si ven que eres una persona generosa, cooperadora, comprometida con el trabajo y discreta te ganarás su confianza”.

Diario Expansión de España
Red Iberoamericana de Prensa Económica (RIPE)

Comments are closed.