Siete preguntas que nunca debe hacer durante una entrevista de trabajo

Siete

Durante la entrevista de trabajo, el reclutador realizará todo tipo de preguntas, pero también esperará que el entrevistado haga lo mismo, por lo que deberás estar muy atento a todo.

Las entrevistas de trabajo suelen poner muy nervioso a las personas, sobre todo, si es la primera vez que pasa por este proceso de selección o si siente la presión de obtener el puesto a como dé lugar. Estos detalles muchas veces suelen jugarle una mala pasada al candidato, quienes terminan perdidos durante la conversación con el reclutador, al punto de realizar preguntas que no debería haber hecho.

Si logras vencer los nervios y consigues sortear con éxito los primero minutos de la entrevista e impresionar al reclutador, tendrás medio camino recorrido y quizás seas uno de los candidatos. Sin embargo, camino a la meta, es fundamental que cuides todos y cada uno de los aspectos de este intercambio.

Durante la conversación con tu entrevistador, este realizará todo tipo de preguntas, pero también esperará que tú hagas lo mismo y que no se convierta solo en una charla de preguntas y respuestas, por lo que deberás estar muy atento a todo.

Llegada esta instancia es importante que no te quedes callado, pero debes saber que también hay preguntas que es mejor no formular. Para ayudarte a sortear este problema, los medios especializados Forbes y Business Insider compartieron siete preguntas que nunca debes hacer durante una entrevista de trabajo.

  • ¿Qué hace esta empresa?

Este es el peor error que un postulante puede cometer, ya que la información de la empresa deberías conocerla de antemano. Antes de la entrevista ya debiste haber hecho una pequeña investigación para no llegar a la entrevista sin nada que decir.

  • ¿Cuándo serán mis vacaciones?

¿Ni siquiera empezaste a trabajar y ya estás pensando en vacaciones? Ya habrá tiempo para hablar de tus vacaciones.

  • ¿Son flexibles los horarios?

De hecho, la flexibilidad horaria es una realidad en las empresas, pero sigue siendo temas delicados, por ello debes tener cuidado con tocar el tema de forma prematura.

  • ¿Estuve bien en la entrevista?

Que no te gane la ansiedad, ya recibirás tu respuesta cuando tu potencial empleador lo considere pertinente. No intentes forzar los procesos.

  • ¿Cuál será mi sueldo?

Si bien el tema es importante, no debes ser el que lo pregunte. El tema de las aspiraciones salariales debe ser iniciativa del entrevistador. Deja este tipo de consultas para más adelante, cuando llegue el momento de negociar. No lo fuerces.

  • ¿Cuánto tardaré en obtener un ascenso?

Todos queremos crecer profesionalmente, es normal. Pero antes de pensar en escalar puestos debes pensar en hacer bien tu trabajo con las responsabilidades que se te otorguen.

  • ¿Tendré mi propia oficina?

Estos pequeños detalles no tienen importancia en el primer contacto con la empresa. Hacer esta pregunta solo te harán lucir egoísta, más en un momento en el que se valora tanto el trabajo colaborativo en el ámbito de los recursos humanos.

Fuente: gestión.pe

Comments are closed.